Salud y gastronomía
12 septiembre 2018 ( 10 vistas )
Anuncios

La naturaleza reclama atención.

Según la Biblia, en el libro de Apocalipsis 8, en los últimos tiempos habrá lluvias de granizo, de fuego, plagas y una serie de señales, para darle la oportunidad a los seres humanos de arrepentirse. ¿Será que los últimos eventos naturales anuncian el cumplimiento de estas profecías?

Estos últimos meses, la naturaleza ha expresado su furia y de que es capaz de hacer o dejar de hacer. Sismos de más de 5 grados en la escala Richter, lluvias torrenciales, inundaciones sin precedentes, tifones, huracanes, volcanes, y quien sabe cuántos fenómenos naturales más se habrán presentado en todo el planeta, si bien todos estos sucesos, se producen por procesos naturales, no se puede negar que la acción del hombre ha causado que muchos de estos efectos naturales, cambien sus estaciones e intensidad, produciendo así grandes desastres con victimas lamentables y cuantiosas pérdidas materiales, de manera que el hombre siembra, lo que ha cosechado en la naturaleza, sea para bien o para mal.

Muchos estudios hablan sobre el costo de la modernización de la humanidad, el calentamiento global y sus consecuencias en el planeta,  es lo más evidente de que es el mismo ser humano quien tiene el reto de innovar, para devolver el equilibrio necesario entre la naturaleza y el ser humano, a fin de prevenir las tragedias que se presentan por los fenómenos naturales.

En este aspecto, el ciudadano común juega un papel preponderante, en el sentido de aprender a optimizar el huso de los materiales que emplea a diario. Por esta razón, las políticas de reciclaje cobran cada día más importancia.

Este artículo pretende dar a conocer algunas enseñanzas sobre el reciclaje, además de mostrar formas sencillas de reciclar materiales de uso diario, que además de contribuir con el cuidado del ambiente, puede ser una modesta fuente de ingresos.

Tomado de ecoembes.com, les presento algunas alternativas para reciclar:

Envases de plástico: Reducir su consumo, reutilizar y reciclar son las tres acciones básicas para reducir su impacto, ya que el plástico tarda alrededor de 700 años en degradarse. Por eso, es importante depositar en el contenedor amarillo las botellas de agua, de detergente, el bote de champú o las bolsas de patatas.

Briks: También podemos reciclar el brik de leche o de zumo depositándolos al contenedor amarillo y así conseguir darles una segunda vida.

Envases de papel y cartón: Revistas, periódicos viejos, caja de cereales, de zapatos... todos deben ir al contenedor azul para ser reciclados y ayudar a reducir la sobreexplotación de los recursos naturales.

Vidrio: Este material se puede volver a reutilizar mediante un proceso de lavado de desechos o a través de su fundición y puede ser reciclado al 100% una cantidad indefinida de veces.  Para ello debemos separarlos del resto de materiales. ¡Al contenedor verde!

Pilas y baterías: Podemos encontrarlas a diario en el mando de la tele, el ratón del ordenador o en la maquinilla de afeitar y nunca debemos tirarlas a la basura con el resto de residuos. Tienen componentes altamente contaminantes, por lo que es muy importante llevarlas a los contenedores de residuos peligrosos que tengamos más cerca de casa o al punto limpio.

Otros: Electrodomésticos, aparatos electrónicos, bombillas, aceites usados… también se puede reciclar en los puntos limpios.

Videos Recomendados

Anuncios

Videos recomendados

Netflix asume cuantiosa deuda para producir series propias