X
Anuncios

Maduro sobrevive a intento de magnicidio, mientras desarrolla estrategia económica.

06 agosto 2018 - 15 vistas
Anuncios

Con una economía en hiperinflación, escases de productos esenciales y falta de efectivo, no es extraño escuchar en las diferentes y continuas colas, comentarios de las personas solicitando cambios de gobierno o de políticas económicas.

El primero no parece ser factible en lo inmediato, por lo que aparentemente existen factores que quieren acelerar el cambio de régimen, según se puede deducir por el reciente atentado fallido de magnicidio, sufrido por el presidente de la República Nicolás Maduro en la avenida Bolívar de Caracas este 4 de agosto.

El segundo, es más factible pues ya el mismo presidente Nicolás Maduro, días antes, anunció una serie de medidas económicas destinadas a corregir las distorsiones económicas que afectan al país, dentro de estas está la eliminación de la ley de Ilícitos cambiarios, el Vicepresidente de economía, Tarek El Aissami fue el encargado de llevar a la Asamblea Nacional Constituyente la propuesta, que autoriza la libre compra venta de divisas en el país.

Esta serie de medidas, tendrá su clímax el próximo 20 de agosto, fecha en la que entra en vigencia el nuevo cono monetario, que entre las novedades que presenta, está el hecho de que el nuevo Bolívar Soberano estará anclado a la Criptomoneda venezolana El Petro, cuyo valor es el equivalente al de la cesta petrolera, para este momento en 63 dólares y fracción por barril, otro componente importante es que el Bolívar Soberano, nace quitándole cinco ceros al cono monetario actual, con lo que el billete de cien mil Bolívares fuertes, pasará a valer un Bolívar Soberano. Medida esta meramente para facilitar las operaciones contables, sin embargo es de estar a la expectativa pues puede tener influencia en los precios al momento del redondeo.

Estas medidas, acompañadas de otras de igual importancia, como el pase al Banco Central de Venezuela de un Bloque completo de reservas petroleras certificadas, para fortalecer las reservas internacionales, y la eliminación de Aranceles a una serie de productos, equipos y bienes de capital, conforman la base de medidas económicas que pretenden corregir las distorsiones económicas, impulsar la producción, reducir la liquidez y fortalecer las reservas internacionales y abatir la hiperinflación.

El presidente ha hecho continuos e insistentes llamados para que la población, entienda y apoye estas medidas, y atribuye los hechos del atentado, a intereses mezquinos que no desean la implementación de estas medidas para dar solución a las terribles condiciones económicas del país.

Desde acá deseamos el éxito de estas medidas por el bien de la nación, de igual manera, que la lucha contra la corrupción de sus frutos, pues este mal es uno de los que más daño hace a la economía venezolana.

A continuación les presento la opinión de dos destacados economistas de Venezuela, cada uno con su propia perspectiva.

“El economista y analista Luis Vicente León interpreta que “una apertura parcial” del mercado no resolverá los problemas de fondo de la catastrófica economía venezolana, pero puede producir alivios y beneficios parciales en contra de la escasez, y acaso de la inflación. “El precio del dólar pudiera estabilizarse un poco, o en todo caso dejar de crecer. Lo más importante es que podría ayudar a expandir la producción y la importación de los sectores privados. Si tu permites al sector privado que traiga sus mercancías, sus dólares, sus bienes, y que pueda repatriar sus utilidades sin burocracia, a un precio de mercado, va a subir la oferta, y eso sí reduce las presiones de precios”. (El País 3 de agosto)

José Guerra, diputado, economista y académico, objeta que la medida en sí misma “no es legal”, por ser la Constituyente un organismo espúreo, y porque la única instancia constitucionalmente facultada para eso es la Asamblea Nacional, en manos de la oposición. Tal circunstancia, afirma, va a inhibir a empresas petroleras, o de otra índole a aceptar la oferta oficial. “Habrá una tasa de cambio oficial, subsidiada, de acuerdo a los intereses oficiales, y una tasa de cambio paralela, de mercado, que ahora puede estar sobre los 3,5 millones de bolívares por dólar. Tengo dudas de que un régimen dual pueda funcionar. La experiencia de los cambios duales indica que la brecha se abre muy fácil, todo el mundo querrá el dólar barato, que no hay, y muchos querrán el dólar caro, que la mayoría no tiene cómo comprarlo. Será otra experiencia más de un mercado fallido". 

Guerra afirma que la medida va más allá de las políticas de los primeros tiempos de Chávez. “No será un mecanismo permuta, sino un mercado abierto, por primera vez en mucho tiempo, un mecanismo con casas de cambio”, que desaparecieron en Venezuela en 2003. Los intereses creados de la tupida red de corrupción del chavismo no quedarían alterados. “La medida no toca la estructura vigente de la corrupción planteada desde hace varios años con el control de cambios. El Gobierno tendrá su dólar, y en torno a él, sus intereses”. (El País 3 de agosto)

 

Anuncios

DİKKAT ÇEKENLER

Anuncios